El último vuelo de Poxl West (Daniel Torday)

Posted: 30 agosto, 2017 by Marilú

Literatura Random House

Y parte de mis historia se convirtió en una historia de remordimientos, una historia sobre las injusticias que había cometido, no en el campo de batalla, sino en mi vida personal.

Empiezo la reseña con esta cita, empiezo con un fin, se trata de la vida de dos personas, podrían ser el adulto y el joven que se representan en la portada, podrían ser  el abuelo y el nieto, el tío y el sobrino o podría descartarse el parentesco y afirmar que los vínculos no siempre responden a tener un lazo sanguíneo, hablamos de Elijah Goldstein y el tío (abuelo-amigo, escritor y piloto) Poxl West.
La novela la introduce un prólogo de Elijah un día de enero de 1986 cuando tío Poxl está por casa contando otra de sus historias, justo antes de que la publicación de sus memoria suponga un boom mediático. El libro intercala las intervenciones del adolescente con esa supuesta obra publicada. Escrita en primera persona, estamos ante una novela a dos tiempos y con la percepción de los hechos por los dos personajes mencionados.
Con Poxl iniciamos en 1938, atisbamos parte de su juventud, la relación con sus padres y el peregrinaje que recorre  hasta considerar que está en el lugar correcto. En medio habrá amor, relaciones y personas que dejan marca. Nos traslada desde una pequeña ciudad de Checoslovaquía, su tierra natal, a Amsterdam y después a Londres. Estos desplazamientos no los motiva exclusivamente la incipiente guerra, este personaje ni si quiera parece inmerso en el contexto sino solo en su propia realidad. Alguien que madura a su ritmo y cuyo pasado lo determina hasta bien alcanzada la edad adulta. Como digo, la contienda está de telón y en la segunda parte de su memorias es donde más palpable queda, cuando se enrola a pilotar y disparar sobre terreno contrario, cuando siente que hay una venganza que aligerar. De todo ello solo queda insistir en que la batalla es interna.
En definitiva, Poxl es imperfecto y a Elijah le cuesta llegar a percibirlo como el ser humano que es. Acompañamos el proceso de darse cuenta del chico. La cuestión esencial es ligar el mito con la objetividad, aceptar que parte de la visión que tenemos de los otros no es responsabilidad de quien lo cuenta sino de quien lo asume, en definitiva aceptar al otro tal cual es. Esta parte de la novela es la que me ha gustado descubrir, el como los relatos ajenos y las historias pasadas nos absorben el imaginario. La realidad como paso necesario hacia la madurez.
Se trata de la primera novela de Torday pero el autor ya cuenta en su haber con publicaciones en revistas y una nouvelle previa, además es alguien volcado en la literatura, en su enseñanza y aprendizaje. No es de extrañar por ello que aderecen esta novela algunas referencias literarias y cierto tributo a Shakespeare, porque en eso se asienta, en como encauzamos la vida propia, en como subsistimos a partir de la historia ajena encajada con la nuestra.

La propia existencia se convierte en un intento de eludir el dolor a cualquier precio, cuando desde el comienzo esa experiencia ha sido la sirena que nos informa de que estamos interactuando con el mundo ya de entrada. ¿Y acaso no es eso la experiencia del nuevo amor: saber que una vez más puede desembocar en el mismo dolor que causó la última vez?

Daniel Torday (El último vuelo de Poxl West)

No Comments

Leave a Reply