Josefina R. Aldecoa

Posted: 28 diciembre, 2014 by Marilú

Josefa Rodríguez Alvarez adopta el apellido de su marido Ignacio Aldecoa en 1969 con su fallecimiento, describe esta muerte como la gran tragedia de mi vida de ahí su decisiónUna autora incluida en la generación de los cincuenta, de niños de la guerra junto con Carmen Martín Gaite, Rafael Sánchez Ferlosio, Alfonso Sastre o Jesús Fernandez Santos. 

Pero todo empieza por nacer, un 8 de marzo de 1926 en León (La Robla), familia de maestros, su madre y abuela abogaban por la renovación de la educación en España participando en la Institución de la libre enseñanza. Lo cierto es que estudió Filosofía y Letras pero se doctora en pedagogía leyendo su tesis sobre la relación infantil con el arte. Firme defensora de que a los niños se les puede introducir en el mundo literario desde los tres, cuatro años, por ejemplo.

Fue en esta etapa universitaria donde se une a los autores antes citados y encuentra al que sería su esposo con el que tuvo una hija. Además de considerar la educación como base del progreso hubo varios factores que la llevaron a fundar un colegio, El estilo. En 1959, al volver de Estados Unidos no encontraba para su hija, ni sus amigos tampoco, un centro educativo afín a su filosofía. Había visto escuelas en América e Inglaterra, estaba especializada en pedagogía, tenía una convicción de enseñanza krausista, en definitiva, se vio en la necesidad de fundar el suyo propio, un colegio que define como liberal, abierto y humanista y del que permanece al frente durante más de cuarenta años.

“Quería algo muy humanista, dando mucha importancia a la literatura, las letras, el arte; un colegio que fuera muy refinado culturalmente, muy libre y que no se hablara de religión, cosas que entonces eran impensables en la mayor parte de los centros del país”

Además de esa actividad docente también fue traductora para Revista Española y como curiosidad, comentar que tradujo el primer cuento al español de Truman Capote. Respecto a su labor literaria publica su primer libro A ninguna parte en 1961, una colección de cuentos, género que cultivaría hasta que muere su marido y este hito marca su carrera. Estuvo retirada del mundo literario y se dedicó a la enseñanza en exclusiva hasta la publicación de una crítica a cuentos de Aldecoa. Habían pasado diez años.

Una mujer vinculada estrechamente a Cantabria entre santuario y refugio creativo define Mazcuerras como su «lugar en el mundo» lugar donde fallece junto a su única hija y su yerno el 16 de marzo de 2011. En los últimos cinco años de su vida padeció un proceso degenerativo que la mantuvo apartada de la vida pública.

Su bibliografía se concentra a partir de los ochenta, destacan una serie de cuentos Los niños en guerra (1983) o el inicio de una trilogía con Historia de una maestra, obra de carácter autobiográfico que continua con Mujeres de negro (1994) y La fuerza del destino (1997). Muy familiar destaca un ensayo sobre su experiencia como abuela. Hermanas fue su última novela en 2008. En conjunto, es la sensibilidad femenina, la enseñanza, la memoria y la lectura sus pilares fundamentales. Añadir que En la distancia es un libro de memorias en el que plasmaba su infancia y toda época de la historia española que le tocó vivir. La autora consideraba que su misión era «rescatar los repliegues de la memoria».

Con esta autora concluyen las biografías del Reto escritoras únicas. Ha sido una experiencia estupenda. Os recordamos que debéis dejar enlace de cualquier reseña de alguna de las autoras para participar, ese era el único requisito. Publicaremos las listas para ver que estáis todos antes de proceder al sorteo.

Gracias a todos los que habéis participado reseñando alguna obra, comentando sus vidas, difundiendo entradas. También agradecer a Meg y Ana por compartir este reto y mantener las ganas. Y por supuesto a las autoras, por únicas, entregadas, intensas muchas y admirables todas. Cerrar con una maestra es recordar que siempre tendremos de quien aprender. Lo dicho: GRACIAS

No Comments

Leave a Reply