Queridos Reyes Blogueros:

Posted: 5 enero, 2015 by Marilú

Puede que este pedido os llegue algo tarde, no ha sido hasta última hora que  he encontrado la disposición para sentarme a escribiros. La clave de una carta a sus majestades se concentra en una exposición convincente y fiable de buenas conductas, aquellas que durante el año  han tenido lugar, de tal modo que debería hablaros en términos de acciones, tal que así: vimos, leímos y vencimos.

También debería aprovechar el secreto de confesión para comentaros insignificantes malas prácticas: acumular libros, encapricharse de bodrios absolutos, mirar con ojitos envidiosos al blog vecino, porque  no hay envidia buena, señores… no si hablamos de lecturas. Por no olvidar exabruptos porque duele ¿verdad? querer un libro y ver su precio a veces.

En pecadillos sin importancia incluyo lo de abandonar una historia. Corazón en mano desembucho que con la edad (cof, cof) y los pendientes intento concienciarme sobre la inutilidad de persistir… ni aún así, todavía especulo sobre las andanzas de un poeta inconcluso o las horas de algún matrimonio. Miro las historias truncadas y me consuelo pensando que tengo un año por delante, repleto de días por leer.

Pero no daré más cera de la cuenta, si hay que hacer acto de constricción reconozco abrir los brazos a la indolencia. Causas de fuerza mayor y esfuerzos en tono menor me han instado a tomar la vida bloguera con calma, pese a ello ¡genio y figura! ¡que el haba le toque a otro y aúpa el roscón!

Dejaré a un lado promesas de mejoría y expondré propósitos de niña buena: reseñaré como una persona cuerda, honraré a las visitas comentando, no tomaré a Proust en vano, sacrificaré horas de sueño, no spoilearé, testificaré por las redes las salidas literarias, brindaré con café por las mañana, té por las tardes y por las noches ya se verá, reiré con los amigos blogueros, devolveré siempre los libros prestados, no discriminaré por lectura analógica o digital, ni robaré de estanterías ajenas (bueno, mejor no lo garantizo) pero sobre todo amaré al libro con todos sus complementos.

Con esperanza, fe y cara de no haber deshojado un libro, arrugado un lomo, ni destripado una historia solo hago una petición para sus majestades, otro año más, que estemos juntos y yo los lea.

Mis mejores deseos: lecturas sin fin.

Marilú Cuentalibros 

No Comments

Leave a Reply