Marguerite Duras

Posted: 28 noviembre, 2014 by Marilú

Cuando empiezas a tirar del hilo de vida de Marguerite Duras parece que la cosa no acaba, detrás de un hecho relevante viene otro y para aumentar la madeja salpican su biografía de límites difusos entre realidad, ficción y citas.

Escribir es aullar sin ruido o escribir es tratar de saber lo que uno escribiría si uno escribiera, el sentido común impulsa a empezar por el principio, tomar por ejemplo Un dique contra el Pacífico para hablar de las experiencias de infancia y adolescencia en un lugar como  Gia Dihn (Vietnam) desde que nace el 4 de abril de 1914. Lugar donde vive en un desamor maternal que le marcaría por vida y obras pero hablemos del padre…

Henri Donnaieu fallece cuando la escritora tenía apenas cuatro años y volvamos la madre, quedaron en precarias condiciones económicas. Marie Legrand cuidará tierras y permitirá que, al menos una vez, su hija Marguerite se prostituya. La escritora en ciernes abandonaría su apellido para tomar el del pueblo francés donde su padre había comprado una casa para que su familia pasase los veranos. Insertemos cita: “No se trata de alcanzar alguna cosa, se trata de escaparase de lo que existe”

El amante cuenta como una chica de catorce años cumple una especie de transacción comercial a cambio de dinero. Escribir es aullar sin ruido, decía… A los 18 años envejecí. No sé si a todo el mundo le ocurre lo mismo…ese envejecimiento fue brutal y coincidió con su traslado a Francia donde se dedicaría a estudiar Ciencias Políticas y Derecho en la Universidad de la Sorbona, graduándose en 1935, año en el que comenzó a trabajar como secretaria en el Ministerio de Colonias.

Volviendo a su vida personal se casa en 1939 con Robert Antelme, escritor, con el que tendría un hijo que falleció en 1942. La historia cuenta que la pareja formaban parte de la resistencia francesa y que fueron objeto de una emboscada. François Miterrand miembro de las filas de la resistencia ayudaría a escapar a Duras pero Altelme no correría la misma suerte, ingresando en un campo de concentración el 1 de junio de 1944. Al salir en 1945 y pese al deseo de divorciarse de Marguerite, ella permanece a su lado para cuidarlo (estaba enfermo de tifus), esta situación alimenta El dolor. Cuánto de veraz hay en este escrito, ella misma diría que se trata de su verdad extraída del taller de la memoria. Finalmente se divorcia.

No se puede perder de vista que algunos años antes (1942 de nuevo) conocería a Dionys Mascolo otro camarada de la resistencia que sería su amante y con el que tendría un segundo hijo. Tal vez por eso escribiera Los impudents (1942) como primera obra, lo curioso es que la siguiente fuese La vida tranquila (1944) cuando cualquier otro calificativo sería más pertinente.

Sus primeros textos reflejan querencia por autores como Hemingway o Woolf y durante la ocupación nazi abrazó los ideales del existencialismo de Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir, de igual modo militaría en el partido comunista. Pero en los cincuenta abandonaría ideales políticos desencantada y disconforme con algunas tendencias ideológicas. En esta misma década también empieza a trabajar en el cine como guionista (en películas como Hiroshima mon amour) y como directora (La música, 1967) caracteriza su labor una constante experimentación y vanguardismo.

A partir de los ochenta cae en la espiral del alcoholismo. Yann Andrea, fue su último amante, cocinero, chófer y con el que se llevaba una diferencia de cuarenta años. Además y según se dice era homosexual.

Realmente es difícil definir su personalidad. Era encantadora, ingeniosa, valiente, divertida, brillante, fascinante y, aunque dicen que le gustaban los excesos, no necesitaba tomar nada para colocarse. Marguerite estaba siempre colocada de forma natural y era imposible aburrirse con ella, seguramente es la persona más libre que he conocido nunca (cineasta español, Adolfo Arrieta). Transgresora y polémica cortaba por lo sano afirmando:  Yo soy una escritora, no vale la pena decir nada más y lo cierto es que no se pueden disociar obra y biografía. Héroes y heroínas buscan escapar del aislamiento, sus mundos son lejanos pero íntimos.

Marguerite Duras hizo de sus vivencias materia literaria. Con un total de diecinueve películas, más de cincuenta textos entre novelas, relatos, obras de teatro y guiones de cine, sin contar con los numerosos artículos escritos en prensa, vive, escribe y muere, el 7 de marzo de 1996, tenía 81 años.

Fuentes: 

Escritoras Únicas mes de octubre

Cazando estrellas: Mary Shelley 

No Comments

Leave a Reply