Mamá, quiero ser feminista (Carmen G. de la Cueva)

Posted: 30 noviembre, 2017 by Marilú

Editorial Lumen, 144 páginas

Carmen G.  de la Cueva expone con este libro su descubrimiento como feminista. Una palabra sobre la que no repara hasta llegar a la universidad pero que estuvo presente desde bien pronto en su vida.  

En lugar de ficcionar, lo que la autora propone es reconstruir fragmentos que le marcaron para llegar a ser quien es, periodista, escritora, dedicada a la comunidad virtual de La tribu de Frida y al frente de una editorial (La señora Dalloway) de poesía, ensayo y narrativa feminista que como anuncian en su web cuestiona la narrativa dominante.

Pero empecemos por el principio. Su infancia son recuerdos de un pueblo de Sevilla, de corrillos en la puerta, de caer por las escaleras con la llegada de la menstruación o de rencillas de escuela. Hasta llegar a la facultad, pasa por la adolescencia, habla del tema de ser gorda (con este término y explicando el porqué), del refugio en los libros, de la ansiada marcha a la universidad. Experiencias que la impulsan a seguir corriendo, a huir de ese pueblo, a distanciarse de amistades para luego verse obligada a retornar.  

En ese camino encontrará a mujeres reales, pero sobre todo de papel. Voces que le hacen caer en la cuenta de algunos tabúes y de necesidades sociales. Por ejemplo, hablar de temas silenciados como la violación. Para llegar hasta ahí requiere de “cuarto propio”, del “ser escritora” y de compartir lecturas. Aquellas que marcan, que acompañan, redescubren y dan respuestas.  

Todos los traumas tienen su literatura, dice Dispentes: la prisión, la enfermedad, los malos tratos, las drogas, la deportación, pero no la violación. Tras ser violada a los diecisiete años, no encontró libros que pudieran ayudarla a enunciar lo que le había pasado, a compartirlo. ¿Ninguna mujer que hubiera pasado por lo mismo que ella había escrito una novela?  

Este libro hace una escuetísima semblanza de autoras como Austen, Plath, Woolf, Dickinson, Louisa May Alcott o Simone de Beauvoir y también de escritos actuales como los de Lena Dunham, Caitlin Moran o Jeannette Wintterson. Se agradece que al final reúna en una bibliografía estas fuentes.  

Además de todo ello, este escrito rinde tributo a las mujeres de su familia y rompe un silencio. En lugar de gritos o gestos grandilocuentes utiliza desenfado, verdad y experiencias. Un libro nada académico o árido, simplemente introduce con estas letras la  necesidad de plantearse ideas, de visibilizar el rol que la mujer ha venido desempeñando y cuestionar.  

Por último, no quiero cerrar esta reseña sin mencionar dos aspectos. La magnífica labor de ilustración de Mar Hernández “Malota” que embellece y complementa el libro (en colores llamativos para portada y primer ojeo) y una curiosidad personal. Regalé dos veces este libro sin haberlo leído, por una recomendación en Página dos, a dos mujeres de mi vida, personas importantes para mí. La sorpresa fue descubrir que el regalo me lo debía, también a mí.  

Aun así, no te desanimes, a mí me costó años conseguir la habitación propia, pero siempre hubo mujeres a las que preguntar y una biblioteca pública esperándome. 

Emoción predominante: Aliento…

Para cuando necesites compañía en los desequilibrios del día a día.  

Títulos relacionados: 

  • Las mujeres que escriben también son peligrosas (Steffan Bollmann). Barriendo para lo literario, este libro reúne algunas grandísimas escritoras a las que conocer y explicar parte de la historia de la mujer en este ámbito (complementa y triunfa con la historia de lectoras y pintura: Las mujeres que leen son peligrosas).  

8 Comments

  • Norah Bennett 30 noviembre, 2017 at 3:38 pm

    La compañía me vendría muy bien pero algo más inmediato. Me parece muy interesante y sobre todo una persona a la que me resultaría fácil entender. Me gusta el enfoque, desde el sentimiento más que desde la reivindicación radical. Me lo guardo para más adelante.
    Besitos de nieta poco combativa

    Reply
  • Margari 30 noviembre, 2017 at 8:02 pm

    Ays, pero yo porque entro en tu casita? Si sé que siempre me voy a llevar algo… Imposible no querer leer este libro. Y te digo ya que creía que no me ibas a convencer, que de primeras no lo veo de mi estilo, pero sí, sí creo que lo disfrutaría y mucho.
    Besotes!!

    Reply
  • Viviana 1 diciembre, 2017 at 8:41 pm

    Se suma a la lista, a mi hija y a mi nos gustará.
    Un abrazo

    Reply
  • Marisa 3 diciembre, 2017 at 10:20 am

    Interesante sí parece. Aunque yo no soy amiga de etiquetas, no está de más conocer a este tipo de escritoras. Gracias. Abrazos.

    Reply
  • Anuca 3 diciembre, 2017 at 1:15 pm

    Lectura interesante por lo que cuenta y por el poso que seguramente deja.
    Un besin

    Reply
  • Carla 3 diciembre, 2017 at 5:56 pm

    Me parece ideal tanto para regalar a alguien como para autoregalo, no descarto que caiga
    Besos

    Reply
  • RO 3 diciembre, 2017 at 9:05 pm

    Qué gustazo descubrir que algo que estaba delante de tus narices es justo para ti. Me alegro mucho de que le hayas sacado tanto jugo. Esta vez lo dejo pasar. Un besote!

    Reply
  • Buscando mi equilibrio 13 diciembre, 2017 at 8:21 pm

    Hola Marilú:
    Lo primero y ante todo, perdona por no haber pasado antes. ME escapé un poco en el puente y como no me sales en la lista de lectura, se me fue la pinza y no pasé, disculpa.
    He de reconocer que el trasfondo feminista no es algo que me atraiga especialmente la atención como argumento, sin embargo, que lo regalaras por una recomendación, no una vez, sino dos, y te lo auto-regalaras y te haya gustado tanto, me hace pensarlo, y mira, como ya está acabando el año y tengo mi dinerito del tarro-libros para gastar en enero…. pues… me lo anoto y cuando haga esa excursión librera pasada la noche de Reyes (por si me regalan alguno, jeje), lo indagaré si lo encuentro.
    Muchos besitos.

    Reply

Leave a Reply