Los amigos (Kazumi Yumoto)

Posted: 5 junio, 2016 by Marilú

Ediciones Nocturna

210 páginas

Toda ciencia empieza por la experimentación, para saber de la muerte es arriesgado pasar por ella, así que despejando la X y de paso incógnitas tres amigos, Yamashita el gordinflón, Kiyama el larguirucho y Kawabe el raro deciden ingeniárselas. Tienen doce años, juegan fútbol, se van de acampada, las cosas habituales, entonces ¿a qué ese perturbador interés? La respuesta siempre es la más sencilla, la abuela de uno fallece.

El secretismo en torno al óbito genera fábulas, fantasías, habladuría de más allá que acá no se publicitan, en el trance, la cuestión es qué sucede, cómo termina, alejado de casa o en ella, oculta entre las sombras del mejor no hablar. 

Para los mayores es difícil porque perder duele y responder lo que se desconoce tampoco es tarea pequeña, ellos ocultan, pero los chicos preguntan y a falta, experimentan. Espiar al viejo vecino de una calle cercana al colegio podría servir, han oído que morirá pronto, ya se sabe, todo es cuestión de esperar…

Con este arranque los tres amigos se embarcan en un travesura de dimensiones metafísicas. El miedo campa a su anchas, el destino pone el señuelo y así, entre hacer recados, plantaciones y un lenguaje muy sencillo, contado por uno de ellos, nos permiten atisbar sus experiencias. Vidas que les marcarán, no solo para cuando llegue el día sino para que el resto adquiera algún sentido.

Una novela que dura un suspiro, a capítulos cortos y complicaciones esperadas que van introduciendo al lector en su trama. Estos chicos no resultarán angelines y su afrontamiento de la adversidad roza un humor negro soterrado pero latente. En el extremo opuesto, aquel calificado de viejo representa todo lo que el desfase generacional parece imponer como distante. Típico señor huraño cuya podredumbre se fulmina a conversaciones, donde lo aparente deja a sitio a lo importante. A bocados de vida. Donde los niños, niños son.

Y me ha gustado por ganar en el avance pero sin salirse de lo marcado, dulzura justa, amargor exacto, lo que otorga la tierra. Kazumi Yumoto fue premiada por esta novela e incluso se hizo adaptación a cine. La autora insiste en los problemas de los niños en Japón (y sin mirar tan lejos) para valorar la vida y su infinito de posibles. Esta pretende ser su aportación.

“Un tío mío me dijo hace mucho, mucho tiempo que morirse es dejar de respirar. En aquel entonces le creí. Pero ahora sé que no es verdad. Vivir es algo más que respirar. Y morir tiene que ser algo más que dejar de respirar, supongo.”

No Comments

Leave a Reply