Leer en verano

Posted: 31 agosto, 2017 by Marilú

Leer en verano

Ya era hora de ir retomando buenas costumbres. Actualizar, leer y bloguear. Hace mucho calor estos días, demasiado, excesivo, no ha llegado el verano de modo oficial pero lo sabemos…, se nota, se siente, el tío está presente.

En verano los libros que me apetecen suelen ser ligeros, entretenidos, de los que enganchan y se desplazan conmigo a cualquier parte. También llevo el Kindle, el básico, el que tengo. Aunque, pensándolo bien, a cualquier parte no, a la playa no.

Para la playa prefiero libros en papel. Esta es una versión mejorada de mi yo lector. Antes ni se me ocurría pisar la arena con un ejemplar. Tiraba de revistas, las más horteras del momento. Perdía agua y tiempo con personajes de otro tipo, lo hacía, ejem, por aquello de no manchar mi libro. Era una friki de manual, porque ya se puede ser friki de lo que quieras, cada cual con sus defectos.

Cambié. Todo a colación de que bajo la sombrilla, con los grados pertinentes, la brisa marina, las gafas de sol y la revista por parapeto, si asomabas, como quien no quiere la cosa, a otear, averiguabas que en ese conglomerado de seres cubiertos de protector solar existen lectores. Sí, de ahí el dilema moral. No se puede ser voyeur de libros y no llevar el tuyo. Las contorsiones que efectúas para discernir de qué título se guarece bajo sombrilla ajena no son fáciles de ocultar. De modo que el Kindle para la piscina y mi pregunta a la vecina ¿existirán más lectores playeros que lectores piscineros?

Yo por comodidad diría que mejor lo segundo, sí, la arena me sigue molestando, no tiro de versiones ilustradas ni similar, me llevo lo que quiero, lo cuido como puedo y a disfrutar.

No Comments

Leave a Reply