Las horas (Michael Cunningham)

Posted: 11 febrero, 2021 by Marilú

“La señora Dalloway” ─además de una de las más conocidas novelas de Virginia Woolf─ es el pretexto utilizado por el autor para retratarnos a tres mujeres: la propia Virginia, Laura Brown y Clarissa Vaughan.

La vida en una jornada y el susurro de la mortalidad acechando. Porque de eso va esta novela, de las decisiones que nos van conformando y los moldes que nos hacen querer salir huyendo. ¿No os gustaría, a veces, tener el superpoder de saber qué piensan los demás? Pues aquí nos lo otorgan, somos lectoras y conciencia.

Más de cerca

Virginia Woolf ¿qué pensaba?, ¿cómo procesaba?, ¿qué pasaba por su cabeza en la vida diaria?. Por ejemplo, con la visita de su hermana o en la relación con su marido. Vislumbramos la fragilidad, el universo interno de Virginia y no en cualquier día, sino justo aquel donde tuvo origen la célebre frase: “La señora Dalloway dijo que ella misma compraría las flores.”

¿Y quién adquiere las flores? Clarissa Vaughan, nuestra señora Dalloway moderna. Ella nos saca de casa para la organización de la fiesta-homenaje a Richard. Un amigo poeta, enfermo de sida y amante de juventud, al que tiene presente en los encuentros que se producen en ese día, en su interior y en la desazón. Porque, de alguna forma, Clarissa nos lleva a plantearnos la fugacidad, el significado del “éxito” y cómo no, del amor (que no siempre se circunscribe a la pareja).

Por último ¿Quién podría ser una digna lectora de esta novela? La señora Brown, Una mujer con en el afán de elaborar el pastel de cumpleaños para su marido. Laura Brown sobrevive en medio de la crianza de un hijo y un embarazo. Una etapa agotadora, repleta de dudas, de sopor, de impulsos y emociones subyacentes.

En resumen, ¿a qué nos lleva leer “Las horas”? A reflexionar sobre la fragilidad mental, al valor de los actos cotidianos, a las partes que ocultamos. Una novela por la que dejarse arrastrar, donde no solo lees sino que te sientes leída. Un cerrar de libro que se queda incrustado dentro. Espléndida.

 “El único consuelo que tenemos es esta hora o aquella en que nuestra vida, contra toda probabilidad y contra todo pronóstico […] Apreciamos, no obstante, la ciudad, la mañana; por encima de todo, confiamos en que siga existiendo.”

4 Comments

  • Norah Bennett 11 febrero, 2021 at 11:49 pm

    “Un cerrar de libro que se te queda incrustado”, hala, ahí lo llevas. Qué frase más guay. Bueno, como toda la reseña.
    Yo solo he leído una vez la novela en una edición sospechosa de la biblioteca hace mucho tiempo. También leí otra del autor y no es lo mismo.
    Es que mola cómo escarba en el interior y seguro que acierta bastante. Realmente la Brown era la que más atrapada estaba, no tenía mucha vía de escape.
    Ahora tengo muchas ganas de ver la peli otra vez y de leer la novela pero quiero esa edición.
    Y sí, voto por el superpoder de saber qué piensan, algunas cosas serían más fáciles.
    Besitos

    Reply
    • Marilú 15 febrero, 2021 at 10:12 pm

      ¿No te ocurre que cuando pasas tiempo sin escribir nada, cuando te sientas estás como apolillada? Pues ese arranque es el que me sigue costando cada vez que me siento a decir cuatro cosas de lo que leo ¿se terminará pasando?
      Mmmmm, respecto a leer otra novela del autor, es una cuestión a pensarse porque cuando uno deja el pabellón alto…
      Aparentemente la señora Brown era la más encorsetada, pero es como todo, al final tiene mucho peso lo que crees que la sociedad espera de ti (y en eso se llevan para el pelo las tres). La edición esta es muy bonita, lo han bordado y a por la peli iré en cuanto pueda.
      Si te conceden el superpoder, avisa! 😀
      Besos!

      Reply
  • Margari 12 febrero, 2021 at 6:04 pm

    La peli la vi hace años y es maravillosa. Pero no me he animado con el libro y veo que tengo que hacerlo.
    Besotes!!!

    Reply
    • Marilú 15 febrero, 2021 at 9:49 pm

      A mi me ha pasado igual con la peli pero ya verás que el libro no desmerece, es un combo maravilloso 🙂
      Besos

      Reply

Leave a Reply