El hombre que amaba a los perros (Leonardo Padura)

Posted: 23 enero, 2018 by Marilú

Tusquets, 576 páginas

Un fragmento del interrogatorio a Jaques Monrad, Frank Jackson o Ramón Mercader del Río (hablamos de la misma persona) inicia esta monumental novela sobre el asesinato del político y revolucionario León Trotski.

Tres son las partes en que se divide y tres los protagonistas que irán alternando la atención del lector en cada capítulo.

  • Iván Cárdenas es un escritor venido a menos. Un día, paseando por la playa, conoce a un hombre que ama a los perros en general y a sus dos borzois en particular, una raza infrecuente en el escenario donde nos sitúan: Cuba.
  • En otro punto y momento histórico el lector actuará como testigo de los desplazamientos e infortunios de Lev Dadídovich Bronstein, más conocido como León Trotski, el revolucionario ruso que tras ser mano derecha de Lenin fue expulsado por su colega de partido Stalin.
  • Como tercer vértice conoceremos a Ramón Mercader del Río, un joven catalán que se introduce en un comando secreto a favor del movimiento estalinista. Estos pasajes cumplirán con el cometido de acercarnos a su lado más humano y de bocetar al verdugo de Trotski.

Con toda seguridad se trata, pensó, de la mayor masacre de la historia en tiempos de paz, y lo peor es que nunca sabremos las verdaderas y terribles proporciones que alcanzó el genocidio, pues para muchos de esos condenados no hubo sumario, juicio, acta de condena.

La historia novelada

Existen informaciones encontradas respecto a quien y como era Ramón Mercader, perspectivas diversas respecto a los ideales de su víctima. Al igual que se podría buscar toda la información contenida esta novela leyendo noticias. La trama estaría expuesta sin embargo no sería lo mismo.

La magia es conseguir novelar sucesos históricos, crear expectación y hacer accesible lo que podría resultar tedioso. En esta caso Padura apuesta por la rigurosidad, a veces cargante, pero llevadera.

A Trotski se le perfila con una entereza soberbia y una culpa soterrada que lo humaniza. Sin embargo esta parte de la lectura se torna lenta, cae en pormenorizar excesivamente y comparte un enjambre de nombre, añado: hacía tiempo que no sufría tanta expectación respecto al momento del asesinato de un personaje (aun más sabiendo que se trata de un hecho real).

No obstante si hay una buena razón para leer esta novela es Mercader. El proceso por el que un joven con determinados ideales es entrenado para el odio visceral. El cómo Mercader asume otras personalidades hasta casi la completa pérdida de conexión con la propia identidad.

Este proceso, ligado con la tensión narrativa y novelística que le imprime el tercer protagonista (el escritor cubano) hace de El hombre que amaba los perros una lectura compacta y poliédrica.

Pese a ello, no nos engañemos, es una novela extensa y requiere energía para llevarla a término. Como contrapartida aporta: perspectiva sobre el siglo XX, conocimientos y humanidad sobre los protagonistas, satisfacción al terminar y ganas de más.

En resumen, podría decir que es una novela de espionaje basada en hechos reales, una tonta manera de quedarse corta.

Soy el mismo y soy diferente en cada momento. Soy todos y soy ninguno, porque soy uno más, pequeñísimo, en la lucha por un sueño. […] Importa el sueño y no el hombre, y menos aún el nombre. Nadie es importante, todos somos prescindibles… Y si tú llegas a tocar la gloria revolucionaria, lo harás sin tener un nombre real. Quizás nunca más lo tengas. Pero serás una parte formidable del sueño más grande que ha tenido la humanidad –y levantando el vaso de vodka, brindó-:
¡Salud para los innombrables!

Emoción predominante: Compasión, para entender a qué me refiero hay que leerla.

Para cuando quieras invertir tiempo en algo más que historia

Títulos relacionados:

  • A sangre fría (Truman Capote): Aunque es considerada el paradigma de novela de no ficción, ambas parten de una situación real y una reconstrucción de hechos (con Padura sí hay ficción y algunas licencias).

10 Comments

  • Norah Bennett 23 enero, 2018 at 11:32 am

    Ese hombre que baje el palo o yo no me acerco, es que si en la portada ya me reciben así…
    Tengo otra novela por leer donde también sale el tema de Trotski, sí, no tiene nada que ver pero yo te lo digo.
    El caso es que de aquí a un tiempo no podré entrar en más jardines oscuros, que ya estuvo bien. Y esta novela no pinta amableme, pero nada, nada, que ya por escenario nos tememos lo peor y encima larga y a ratos densa.
    Besos de nieta con la cabeza como una olla a presión.

    Reply
    • Marilú 24 enero, 2018 at 10:00 am

      Teniendo en cuenta como fue atacado la portada da más repelús todavía.
      Pues yo he ido recogiendo fragmentos de Trotski o del tema Lenin-stalin en otras lecturas como si alguien hubiese dejado las piedritas diseminadas (el tener tan reciente esta historia hace que asocies). A ver, esta novela no es para andar sufriendo, es para saber de este episodio oscuro de la historia, aún así entiendo que haya abstenciones.
      Besos de abu en las sombras

      Reply
  • Margari 23 enero, 2018 at 5:57 pm

    Aunque de energía últimamente ando algo justa, parece que este libro merece la pena. Así que no me importaría leerlo y estrenarme de una vez con este autor. Aunque antes tendría que mirar en mi estantería, que creo recordar que algo tengo de él. Es que esta memoria ya…
    Besotes!!!

    Reply
    • Marilú 24 enero, 2018 at 9:55 am

      Me han recomendado los libros detectivescos de Padura (creo que seguiré por ahí) pero esto es otra historia, Margari. Es verdad que se hace algo más lento pero creo que eres de las que sacaría mucho jugo a esta lectura 🙂
      Besotes!

      Reply
  • Buscando mi equilibrio 23 enero, 2018 at 8:19 pm

    Si tuviese que valorar al libro por su título, te diría que no, pero los fragmentos que has compartido son preciosos.
    Me lo tengo que pensar, anotar y toquitear.
    Muy interesante propuesta.
    Besitos.

    Reply
    • Marilú 24 enero, 2018 at 9:53 am

      El título refiere el nexo entre las tres vidas de estas personas-personajes, los perros. Realmente lo que cuenta es el contexto y la historia. Leer sobre este episodio negro y valorar qué nos lleva a cometer este tipo de actos da miedo.
      Besitos guapa

      Reply
  • Marisa G. 27 enero, 2018 at 10:41 am

    Ay no sé.. Tengo en casa otra de Padura sin leer que me atrae mucho más. Me parece que me decanto mejor por esa. Besos

    Reply
    • Marilú 27 enero, 2018 at 12:07 pm

      Después de publicar esta reseña me han recomendado en general al autor y los libros de su detective en específico, parece que es acierto, así que ya me dices si das con alguno especialmente recomendable.
      Besitos

      Reply
  • RO 28 enero, 2018 at 9:55 pm

    Pese a tu reseña, creo que este no es para mí. De momento no me lo planteo. Besotes!

    Reply
    • Marilú 28 enero, 2018 at 11:30 pm

      Conste que más basado en hechos reales no puede estar 😉

      Besos

      Reply

Leave a Reply