Hildegarda

Hildegarda (Anne Lise Marstand-Jorgensen)

Posted: 19 enero, 2022 by Marilú

Hildegarda (Anne Lise Marstand-Jorgensen) Editorial Lumen. 488 páginas. Traducción: Blanca J. De Carranza y Queirós.

Ay Hildegarda, qué de conversaciones has suscitado y qué de felices nos las prometías.

Nos situamos en la Edad Media, en el valle del Rin, en el seno de una familia noble alemana. Viene al mundo Hildegarda, supone la decena en el número de hermanos. Un nacimiento tardío para una niña enfermiza, que es designada por sus padres para el servicio religioso.

A su débil condición física se une que desde niña, Hildegarda experimenta visiones. Al inicio su madre las ignora pero conforme se van repitiendo, la mujer acepta que el destino de la pequeña es la vida monacal. Es así como deciden ponerla a cargo de una condesa Jutta, para terminar enclaustrándose en un convento.

La novela permite conocer los primeros años de la que llegaría a ser santa, porfetisa y una retahíla más de cosas (mística, escritora, naturalista, médica, científica, filósofa, etc.). Todavía no son reconocidas sus visiones como un mandato divino. La fricción está en que la dejen vivir en paz, en un momento histórico donde a la menor tontería te echaban a la hoguera.

Se trata de una lectura evocadora, cargada de lirismo e imágenes que se prenden en  la retina de tu imaginación. Otra bondad es el retrato de algunos los personajes secundarios, la madre, Jutta…, llegan a calar en el lector, en algunos casos, hasta a odiarlos con energía. En este sentido positivo, la narración me hacía recordar la lectura de Hamnet (Maggie O’Farrell).

Algunas trabas

Pero lo lamento, hay más de un pero. Pese a lo interesante de la vida real de esta mujer y de las muchas aportaciones que hizo, el libro, como novela, resulta árido. Para entendernos, un tostón.

En mi opinión se enfrasca en determinados pasajes de la infancia y tarda en arrancar. De modo que, para cuando está en el convento y crees que empezarán a  suceder millones de cosas, tampoco se termina de animar la acción. Digamos que ese es el principal hándicap, pasar casi quinientas páginas para que te cuenten la mitad de la historia y de lo que se cuenten, se recreen.

Por otra parte, solicito fervientemente que las sinopsis de los libros se ajusten a la realidad de lo que se cuenta (o al menos avisen en algún momento) porque de qué me sirve saber que fue la inventora de la cerveza contemporánea o que describió por primera vez el orgasmo femenino, si luego no me lo vas a contar. Culpo a la contraportada de mis altas expectativas.

En conclusión, no puedo decir que haya sido una mala experiencia lectora. Pero estoy convencida de que si no hubiese sido por tratarse de una lectura conjunta, me hubiese costado Dios y ayuda, terminarlo. Lo que sí me ha permitido es aproximarme al personaje real de Hildegarda, conocer la veneración que despierta, descubrir que lo mismo se le construye una abadía, que le dedican un asteroide o un cráter lunar. Sin duda, una figura histórica que merece ser descubierta.

La piedra no solo es piedra; está llena de la húmeda fuerza verde que la mantiene de una pieza, llena de energía, para que las personas puedan construir muros que las protejan, llena de fuego que las caliente y les dé fuerza.

8 Comments

  • Norah Bennett 19 enero, 2022 at 11:56 am

    Hola. Cuando las pegas de un libro se merecen un aparte con título propio y en negrita, mal pinta la cosa. No estoy yo para que me den tostones ni para la literatura contemplativa, esa que muy bonito todo pero no te cuentan nada. Creo que ha habido un error de cálculo y se le hubiera ido a las 1000 páginas si hubiera desarrollado igual la parte importante.
    Es un libro que porque seguro os ha dado grandes momentos de tertulia pero en fin, que no.
    Y las maniobras de marketing no proceden en la sinopsis, a la hoguera con ellas, hombre ya.
    Besitos incendiarios
    PD parte del valle del Rin lo recorrí en tren. Es como mágico y además uno de los dos días fue casual, me confundí de tren y cogí el que más vueltas daba y tardé 5 horas en un trayecto que debía durar 2 pero me llevé de regalo ese trayecto.

    Reply
    • Marilú 20 enero, 2022 at 9:10 am

      Hola!

      A ver, ponerle entradilla también fue porque veía que me estaba extendiendo más de lo habitual, así quedaba más colocadito. Pero bueno, tiene sus momentos dramáticos y sus imágenes impactantes que te dejan clavada en el sitio. Lo que pasa que entre uno y otro, te da tiempo a recoger lechugas. La verdad es que me aburrí en algunos tramos y eso es lo que ha causado mi decepción. También te digo, si llega a las 1000 páginas no sé si habría podido soportarlo 😀
      Fíjate, que más que por lo que se comentó es por las ideas que nos generaba la figura de Hildegarda, a ella le hemos cogido cariño, eso sí.
      Apoyo quemar sinopsis engañosas, ¡no puede ser!
      Besitos y cerillas
      PD. Ooooh, ¡esa experiencia del tren debe ser una pasada!

      Reply
  • Narayani 19 enero, 2022 at 4:50 pm

    La verdad es que no es una historia que me hubiera llamado la atención de primeras. Por supuesto después de leer tu reseña la cosa no ha cambiado, jeje. Es una pena que haya salido un libro tan tedioso cuando tenían una buena materia prima con la que trabajar.

    Un beso!

    Reply
    • Marilú 20 enero, 2022 at 9:12 am

      Tampoco tengo claro que la hubiera leído pero fue una propuesta que nos hicimos la nueva generación del 27 y pa’lante. Eso sí, ya ves que no salió tan bien como esperábamos. Mencionas la clave, da rabia que teniendo tan buen punto de partida y un estilo escribiendo bastante bueno, nos crees esta decepción. En fin, seguiremos con otras lecturas.
      Besos

      Reply
  • margari73 19 enero, 2022 at 11:19 pm

    Uys, esos peros me echan para atrás. No creo que me anime en esta ocasión. ¿Y te puedo pedir un favor? Si se puede, que tampoco quiero obligar pero, ¿podrías poner la letra un poquito más grande? Me estoy haciendo mayor y me cuesta… Ya va una con las gafas de lejos, las de cerca…
    Besotes!!!

    Reply
    • Marilú 20 enero, 2022 at 9:17 am

      Es que son peros demasiado grandes, lo entiendo. No digo que sea lo peor del mundo, hay aspectos rescatables pero no para ganarse la recomendación (la menos la mía).

      Ayyyy, me encantaría poner la letra más grande 🙁 pero es que la plantilla de la web no me deja, de hecho, puedo cambiarla en el editor pero luego, en la prevista y la publicación definitiva vuelve a las miniletra esta. Hasta que no cambie de plantilla me tengo que aguantar.
      PD. Te entiendo perfectamente, con las gafas a mi también me parece que se queda diminuta :/
      Besos, estos, bien grandes

      Reply
  • Buscando mi equilibrio 20 enero, 2022 at 11:09 am

    ¡Hola, preciosa!

    Como siempre, me encantan tus reseñas por tu sinceridad. Lo cierto es que ni me había acercado hasta el momento a mirar de qué iba la historia, y se ve que Hildegarda era un personaje polifacético (esta mujer valía para tó), pero entiendo tu cabreo al ver que te citan de refilón cuestiones importantes que te interesan, pero no detallan nada. Yo también me habría enfadado un poco.

    Supongo que el hecho de haber sido lectura conjunta lo habrá hecho más llevadero, compartir la indignación siempre mola.
    Anda, que ahora me has dejado a mí con la intriga de lo del orgasmo. JOlín.

    Besitos.

    Reply
    • Marilú 24 enero, 2022 at 8:38 am

      Hola guapa
      La verdad es que escribir sobre libros que no me han terminado de convencer me da cierta pereza y también cargo de conciencia, por aquello de respetar el trabajo de mucha gente. Pero también creo que es bueno por dos cosas, primero porque forma parte de lo que descubres y orienta para que a otros sepan por donde van y elijan sabiendo. Por otra, creo que es una forma también de conocerse como lector, darte cuenta de aquello que no te encaja, que sí y como además vamos cambiando con el tiempo o necesitamos cosas distintas.
      También te digo, los libros por los que te decepcionas sueles recordarlos más 😀 Y sí, leerlo en lectura conjunta lo hace infinitamente más fácil y sobre todo, mucho más divertido. Lo del orgasmo nos quedaremos sin saberlo (teniendo en cuenta que era monja y Edad Media, a ver qué pasó con esto).
      Besitos!!

      Reply

Leave a Reply