Elling. El baile de los pajaritos (Ingvar Ambjørnsen)

Posted: 6 septiembre, 2017 by Marilú

Elling. El baile de los pajaritos (Ingvar Ambjørnsen)

Nórdica Libros
256 páginas
¿Cómo? ¿que no conoces a Elling? ¿no te has metido en su cabeza para ver la vida con sus ojos? Pues muy mal lector, mal, porque Elling es un personaje inolvidable. Además está el título, que suena peregrino o a la que suena…, a acordeón, pero no cantes lector ¡NO! aunque desencaminado no vayas tampoco aceleres, ya sabemos lo que puede dar de sí una verbena en territorio español. Por otra parte, la portada, que ni pincho, ni corto nos presenta a Elling de camisa con dudoso gusto y gafas para el sol. ¿Un turista más? ¡Ni hablar!
Te cuento que Elling entra en una institución psiquiátrica sabiendo el motivo: la peste pero ¿qué sabe esta gente sobre la peste? ¿sobre la verdadera peste?. Cuando despertó Elling estaba ahí, en La Reserva, descorriendo las cortinas una noche y sintiendo algo de miedo, sin contar con el percance en el lavabo.
Lo cierto lector es que al principio él no lo pasa bien pero tú sí, porque tal y como analiza el mundo no puedes evitar sonreír. Tendrá mucho que contarte pero digamos que todo se reduce a: su nuevo compañero de cuarto, Kjell Bjarne, el viaje  a Benidorm con su madre y transcurrido un tiempo el cómo se adapta a sus circunstancias.
Y ahora sin paños calientes, esta novela me ha encantado “Nivel: quiero más”. Por lo bien que se explica, las empanadas mentales que se monta, el toque mordaz y cínico que Elling pone a todo y sí, porque la vida, aunque nos parezca muy lógica posee en sus gestos cotidianos elementos de análisis y fricción. Toda una sorpresa debo añadir. Aunque no todo será buen rollo, el protagonista tiene un señor carácter, una madre fallecida, un ramalazo de salido y un trastorno no diagnosticado pero por encima de todas las cosas, del bien y del mal, inspira ternura. ¡Quieto parao! eliminad atisbo de ñoñería, sabed que será el azote de los consumidores, la voz de los que protestan, en definitiva, que de tonto, ni un pelo.
Al parecer el señor Ambjørnsen venido de tierras noruegas es un autor reconocido con algunos premios en su haber, diecinueve novelas, tres libros de relatos, otros pocos para niños y de Elling hay ¡tres películas y obra de teatro por Europa! La pregunta es ¿dónde estuvo el señor de apellido impronunciable todo este tiempo?.
Elling. El baile de los pajaritos forma parte de una tetralogía pero de momento Nórdica ha publicado solo dos, esta y Hermanos de sangre. No os voy a atar para que no salgáis huyendo por esta vil razón, confío en vuestra sensatez cuando digo que merece la pena conocer a Elling. No sé que nos depara, podría seguir buscando motivo, pero lo que sí puedo aseguraros es que no te quedas con cabos sin atar, sino con la sensación de haber hecho un amigo. Ese es uno de los valores que de forma comedida se nos transmite. Lectores, dejad de mirar y leed, porque no entiendo como Elling ha podido pasar sin pena ni gloria por este mundo lector.

“Y cuando digo deleite, me refiero a deleite auténtico. Deleitarse es despertarse una gélida mañana de invierno, notar el frío de la habitación contra la cara, girarte hacia la pared y arroparte con el mejor edredón. Acurrucarte como un gato y emparejar las imágenes de los sueños con las imágenes del mundo real, una versión del mundo que todavía mantiene la suficiente distancia para inspirar tranquilidad. Levitar bajo el cálido edredón de plumas. Notar tu propio olor. ¡Eso sí es deleitarse! Y en ese momento parece mi madre, con la voz y las manos frías. Unas manos que el resto del día son cálidas y suaves, pero que ahora de pronto son heladas garras de un monstruo prehistórico. Y su voz, su voz tan querida, es un aullido del Cámbrico. En fin.”

Ingvar Ambjørnsen (Elling. El baile de los pajaritos)

No Comments

Leave a Reply