El olvido que seremos

El olvido que seremos (Héctor Abad Faciolince)

Posted: 21 enero, 2022 by Marilú




El olvido que seremos (Héctor Abad Faciolince). Editorial Alfaguara. 328 páginas.

Los libros nos cuentan historias y a veces, los libros se vinculan a nuestra historia, dotando de una connotación personal el proceso de adquisición, llegada a casa, lectura, recomendación y un largo etc. Grabándose todo el proceso, para poder contárnoslo a nosotros, para que, de alguna manera, te vincules al libro. Esta es la mía.

Supe de esta novela por boca del autor. Hace unos años, en La noche de los libros de mi ciudad, estuvo departiendo junto a Rosa Montero en torno al duelo. Ella hablaba de la pérdida de su marido reflejada en La ridícula idea de no volver a verte. Héctor Abad Faciolince, de la figura de su padre, de cómo había elaborado ese duelo con la construcción de esta novela. Salí de allí, como se sale de pocas presentaciones, entusiasmada. La laguna está en por qué aquella noche no me compré el libro. La clave es que lo dejé pasar.

No quiero imaginar el momento doloroso en que también las personas que más quiero, hijos, mujer, amigos, parientes, dejarán de existir, que será el momento, también, en que yo dejaré de vivir, como recuerdo vivido de alguien, definitivamente.

El año pasado supe que se estrenaba la película, con las mismas, recordé que tenía pendiente la novela. Finalmente decidí comprarla pero en lugar de para mí, lo hice para él, por el día del padre. Recuerdo que fuimos a comer a casa y que mientras retiraba el papel de regalo, hacíamos la tontería de especular con qué podría ser (como si un libro no fuese reconocible a la legua, por mucho celofán que le pongas), ¿será una afeitadora?¿será un sombrero?.

Era El olvido que seremos, el último regalo que pude hacerle por el día del padre. Incluía un marcapáginas, donde se lee: Por todas las historias que te contó antes de dormir.  

Estoy convencida de que si no fuese por mis padres, no tendría este afán por la lectura. En concreto, cuando llegaba cualquier ejemplar a casa, tenía que pasar por las manos de mi padre. Ojeaba la contraportada, le daba el visto bueno…., y era capaz de buscar de seguido otro igual para él (ha pasado). Era una de nuestras pasiones compartidas y si le llegaba algún libro por suscripción, lo primero que hacía era mandarme foto. Luego entrábamos en negociaciones, a ver quién se lo leería primero.

Recordar es pasar otra vez por el corazón

Aunque siendo fieles a la verdad, el último libro que le llevé fue Breve tratado sobre la estupidez humana, me lo imagino partiéndose de risa con este tema. Me lo imagino abriendo esta novela de un padre médico, asesinado por la guerrilla colombiana, que lucha por los derechos humanos. Me lo imagino dejando el separador en una página. Me lo imagino porque es nuestro refugio, tenerlo en mente. Encontrar este libro entre sus cosas y llevártelo a casa, para leerlo, sabiendo que es de duelo, que probablemente dolerá pero que lo quieres tener contigo.

Hector Abad Faciolince se amarra al padre para relatarnos su historia pero también para mantenerlo de algún modo vivo. Un retrato no solo de la figura paterna sino también humana y de la historia de violencia en Colombia. No está exenta la novela de pasajes densos respecto a la religión. Pero está escrita con brío, musicalidad, con esa certeza que va directa a conmovernos.

Los despiadados carecen de imaginación literaria, y son incapaces de ver que la vida da muchas vueltas y que el lugar del otro, en un momento dado, lo podríamos estar ocupando nosotros: en dolor, pobreza, opresión, injusticia, tortura.

Finalmente solo nos queda pactar, aceptar la pérdida, encontrarnos en ciertos momentos y espacios con la sensación de que, de alguna forma, nuestros seres queridos están. Como hoy, en el día de su cumpleaños. Como los siguientes días del padre. Aceptar y seguir viviendo.

Para sufrir, la vida es más que suficiente y yo no le voy a ayudar.

13 Comments

  • Norah Bennett 21 enero, 2022 at 4:44 pm

    Pues es el mejor regalo que le has podido hacer. Preciosa la reseña, y tan emotiva y cargada de sentimientos que casi se te olvida que estás leyendo la reseña de una novela. Se nota que ha salido del corazón y así nos llega.
    Respecto al libro, la verdad es que lo tenía descartado por otras reseñas. Está claro que sin la carga emocional, la conexión no es la misma.
    Sí te diré que la película empecé a verla pero se me hizo pesada y la dejé y eso que Javier Cámara hace un buen trabajo.
    Besitos y un abrazo muy fuerte para este día tan especial.

    Reply
    • Marilú 22 enero, 2022 at 10:43 am

      Me cuesta releerla porque se me vienen muchos recuerdos a la cabeza pero sí, quería que estuviese asociada con él y con su día.
      El libro, es verdad que no puedo ser objetiva pero como digo, hay partes que habla mucho de cómo se vive la religión en Colombia que se hacen un poco excesivos, en mi opinión, claro. Como bueno, se refleja la situación del país que merece ser vista y el estilo es muy musical, a mi en pequeñas dosis me gusta la gente que es capaz de narrar así.
      La peli quiero probar a verla, Cámara me gusta mucho, ya te diré si consigo llegar hasta el final 😀
      Besitos y gracias por el abrazo <3

      Reply
  • margari73 21 enero, 2022 at 6:00 pm

    Cuánto sentimiento hay en esta reseña! Un placer leerte y un placer fue también la lectura de este libro. Lo leí hace unos años y me gustó mucho.
    Besotes!!!

    Reply
    • margari73 21 enero, 2022 at 6:02 pm

      Ah, y veo que pudiste poner la letra más grandecita. ¡¡¡Gracias!!! Mis ojos lo agradecen un montón!
      Más besotes!!!

      Reply
      • Marilú 22 enero, 2022 at 10:45 am

        ¿Has visto? ¡¡He conseguido subirla al menos un punto!! Actualicé una cosa y me dio nuevas opciones (aunque sigue viéndose más grande en el editor) pero algo más ha subido 😀

        Reply
    • Marilú 22 enero, 2022 at 10:44 am

      Es un libro de esos que no se termina, sobre todo las últimas paginas se me hacen inolvidables. Gracias Margari!!
      Un beso grande!

      Reply
  • Buscando mi equilibrio 21 enero, 2022 at 6:12 pm

    Hola, Marilú:

    Chica, qué reseña tan preciosa. Se nota que te ha llegado muy hondo.
    A mí no me sucedió así. Lo empecé con muchas ganas, anoté la misma cita que tú «Recordar es pasar dos veces por el corazón» y a las 50 páginas lo dejé. Se me hizo bola. Igual si hubiera seguido un poco más, como me pasa con otros, hubiera caído rendida, pero nada. Se lo pasé a mi padre que lo disfrutó muchísimo y ha vuelto a mi estantería, esperando por otra nueva oportunidad.

    Si finalmente me animo, ya comentaremos. DE momento no me apetece nada nadita.
    Besooos.

    Reply
    • Marilú 22 enero, 2022 at 10:48 am

      Hola bonita
      Claro, es que se junta lo personal con la lectura y eso es un combo importante. Gracias 🙂
      Entiendo que lo abandonaras porque hay ciertos tramos que se hacen algo cuesta arriba, el final a mi me encantó pero lo que te digo, no sé si es a la página cincuenta pero tiene su ascensión y el estilo te tiene que gustar porque si no es cargante. En fin, si lo ha disfrutado tu padre mejor que mejor y si le llega turno y te encaja, bien, si no, seguro encentras opciones de lectura que te encajen ¡será por libros! 😀
      Un besote!

      Reply
  • Marisa G. 23 enero, 2022 at 6:32 pm

    Este libro cala hondo sea cual sea la situación del lector. En tu caso, hay tanta emoción en tus palabras como en las del autor. He leído este libro por activa y por pasiva, en su formato novela, en su formato novela gráfica. También he visto la película, tan brillante con Javier Cámara a la cabeza. Qué bueno todo. Qué bueno porque todo lo que sale del corazón no puede ser jamás malo. Por eso es bueno el libro, por eso es buena tu reseña. BEsos

    Reply
    • Marilú 24 enero, 2022 at 8:33 am

      Es un libro que viene para quedarse. Le decía a Norah que me gustaría ver la película, tengo curiosidad por ver como se ha trasladado a la pantalla, también la versión de novela gráfica me apetece. Supongo que es por la conexión que llegas a crear con la narración de un hijo y como dices, por esa verdad que solo puede salir del corazón, no hay otra. Muchas gracias bonita y un abrazo muy grande para ti.

      Reply
  • Narayani 25 enero, 2022 at 1:26 am

    ¡Qué bonito homenaje! La relación padre-hija-libros me ha parecido maravillosa. Gracias por compartir esos pequeños recuerdos con nosotros.

    Entiendo que te cueste releer la reseña (como mencionas en uno de los comentarios), pero espero de corazón que con el tiempo puedas hacerlo y que lo hagas con una sonrisa por ver todo el amor, el cariño y el respeto con el que hablas de esos recuerdos y de tu padre.

    El libro la verdad es que no me atrae demasiado, así que, por ahora, lo dejo pasar.

    Un abrazo enorme, Marilú.

    Reply
  • Marina 27 enero, 2022 at 9:05 am

    Ya sabes que tengo esta novela pendiente de leer. Ojalá me guste como a ti

    Reply
    • Marilú 30 enero, 2022 at 7:59 pm

      Espero que te guste mucho, tiene sus tramos pero el fondo de la historia y el amor al padre, traspasa. Ya me contarás 🙂

      Reply

Leave a Reply