Cicatriz (Sara Mesa)

Posted: 7 octubre, 2016 by Marilú

Editorial Anagrama

200 páginas

Uno de los libros que más me han sorprendido en lo que va de año, por el absoluto desconocimiento de la autora y por la historia, mejor precisar, por la forma de contarla. A todo esto, intentaré desvelar lo menos posible.

Sonia lleva una vida bastante anodina hasta que un día, navegando por un chat sobre literatura, contacta con Knut (alguien que utiliza el seudónimo del premio nobel). Ambos personajes inician un intercambio de pareceres y posteriormente de libros. Lo que en principio es una relación basada en intereses comunes se desvía hacía el desequilibrio. Una interacción donde no hay un bueno y un malo, ni victima con verdugo. Todo se hace factible desde el punto y hora en que las partes aceptan mantener esta singular relación. Perturbadora pero admisible en el contexto y con las reglas que deciden imponer de forma consensuada.

Las lecturas de esta novela pueden ir desde lo reprochable en los intercambios, la imperiosa necesidad de colmarnos de bienes materiales, la soledad que acucia a sus personajes e incluso desdibuja el sexo o las frustraciones del escritor en ciernes, sin embargo, la mejor carta jugada a mi parecer es la de los principios de influencia. El como a veces accedemos a los deseos del otro, a peticiones en principio ínfimas y luego desmesuradas, por motivos tan diversos como sentirnos validados o ser coherentes en nuestras incoherencias.

Sin duda lo que no falta en esta novela es que el lector se sienta cuestionado, ¿qué haría yo si sucediera?. Los dilemas, desde la barrera, se ajustan al deber moral, en el fuero interno quizá las decisiones no sean tan meridianas. Knut y Sonia encarnan en papel una relación de catadura reprochable. Quizá al inicio Knut y sus particularidades nos hagan mirarlo con recelo y asqueo. Un personaje bastante “inolvidable”, de esos antagonistas que odias y a veces amas (y esta palabra, aquí puesta, es sorprendente tal que así). Con Sonia el efecto es bastante elocuente pero no voy a entrar, no dejan de ser impresiones por descubrir. El caso es que el lector puede enjuiciarlos pero no deja de ser un voyeur de las “vidas ajenas”.

No hay más. Ni personajes, ni ambientes destacados (sabremos que viven en ciudades diferentes y alguna pincelada añadida), ni si quiera grandes descripciones, de hecho por no presentar no se muestran ni los correos. Esta no es una novela amorosa, ni si quiera epistolar.

Sara Mesa arma una historia jugando con los tiempos en la narración y manteniendo con pulso firme una exposición desnuda de lo que acontece. Los personajes dudan, persuaden y actúan en todo momento pero de forma pausada. El clima es opresivo y el color de la relación es asfixiante. No falta una coma, no sobra un punto. Con gran probabilidad este efecto es  consecuencia de haber pulido mucho el texto, un quebradero de cabeza para quien suscribe. Por este motivo he tirado en retrospectiva para leer más de la autora, acto que una amiga no terminaba de comprender cuando le decía que no era lo mismo, que Cicatriz era más y mejor. ¿Es mejor echar la vista atrás cuando nos gusta una obra o damos por hecho que lo mejor siempre está por venir? Independientemente de la respuesta, Cicatriz no deja de ser una marca.

“Días antes una amiga a la que se atrevió a contarle una versión descafeinada de la historia se plantó con firmeza. Si de verdad quieres saber mi opinión, le dijo, creo que debes dejar de escribirle de inmediato. ¿Por alguna cuestión moral?, preguntó Sonia. […] No, dijo su amiga, no era eso, o no era sólo eso. Es porque nadie regala cosas así porque sí. Algo está buscando, y si no me haces caso, algún día esta historia te salpicará en la cara, sentenció. Pero no son regalos estrictamente hablando, explicó Sonia. Hay establecido una especie de acuerdo. A él le gusta que ella le escriba, busca hablar de libros, compartir opiniones generales sobre la vida. Su amiga inclinó la cabeza, la miró achicando los ojos. Venga ya, susurró. ¿De verdad crees que tus opiniones sobre la vida valen tanto?”

No Comments

Leave a Reply