Canción dulce (Leila Slimani)

Posted: 22 noviembre, 2017 by Marilú

288 páginas, Cabaret Voltaire

El premio Goncourt 2016 recayó sobre esta novela: Canción dulce aunque esta historia parte de un título engañoso, lo que Slimani escenifica en sus primeras líneas es agónico. La escena de un crimen con un bebé como protagonista, renglón seguido una niña con mal pronóstico y para culminar una mujer devastada y sumida en llanto. La misión del lector estará en recomponer la escena pieza a pieza, en oír el grito que hizo saltar las alarmas.  

Myriam y Paul son el matrimonio que busca niñera. Los padres hacen pronósticos y poseen ideas preconcebidas según el origen o la situación administrativa de sus candidatas. A fin de cuentas no se puede confiar en cualquiera para hacerse cargo de tus criaturas. Ante este dilema el destino parece ponerse cada y aparece la adorable, educada y blanca cuidadora: Louisuna mujer hecha a la medida de lo que buscan.   

«Sin papeles, no. Espero que estés de acuerdo.
Si se tratara de una asistenta o de un pintor de brocha
gorda, no me importaría. Esa gente tendrá que
vivir de algo, pero cuidar de los niños es distinto,
es muy arriesgado. No quiero a una persona que
tema llamar a la policía o ir a un hospital en caso
de una urgencia. A parte de eso, que no sea demasiado
mayor, que no lleve pañuelo y que no fume.
Lo principal es que sea una mujer dinámica y que
tenga tiempo para nosotros. Que trabaje para que
podamos trabajar.»

Canción dulce unifica dos emociones tremendas: el miedo y la culpa. Primero a no ser buenos padres, segundo a no saber con quién se quedan nuestros hijos. ¿Y la culpa? La culpa parece de ella, me explico.  

Aunque se trate de una pareja la luz enfoca a Myriam: la madre. Alguien que opta por reemprender su vida laboral y que, como indica la contraportada, lo hace “a pesar de las reticencias de su marido”. Porque no es tan fácil, no parece del todo inocente, porque si el lector observa como Louis se trasforma, si atiende a los distintos compases de la canción, comprende que ellos notan, que ella no elige una sino muchas, que la culpa también está en las decisiones que no se toman, en la inacción.  

Mientras que él, Paul, se dedica a lo importante, a ganar dinero, a traer a casa lo que corresponde, a cumplir con lo que la vida le exige y le acompaña esa mujer, que no sabe cocinar en condiciones, ni limpiar como debería y a la que no le importaban sus hijos como corresponde. Es terrible, terrible, es algo que se veía venir.  

¿Y qué decir de Louis? Una mujer consumida por su clase social, alguien que no importa, que a fin de cuentas parece que no merecer vida propia, a quien se le puede pedir, con quien se pude contar, que está porque es su trabajo y porque le gusta y porque no le importa porque… ¿qué otra cosa podría hacer?.   

Esta novela se lee en nada y resulta inquietante, sencilla en sus formas y tremenda en su evolución.

Por parte de la niñera pasamos de la sumisión absoluta a las pequeñas batallas, en cuanto a los padres, si al inicio se muestran perplejos por los primeros gestos, al final te planteas si obviar no es hacer la vista gorda.

El dedo acusador busca huésped. La vida va muy deprisa. Hay muchos asuntos que atender. Es tarde. Ya fue.

Solo seremos felices, se dice Louise, cuando ya no nos necesitemos unos a otros. Cuando cada cual viva su propia vida, una vida que nos pertenezca, en la que nadie interfiera. Cuando seamos felices.

Emoción predominante: Como digo hay miedo y hay culpa, me quedo con la segunda, con esa reconcomía de pensar ¿y si…? ¿por qué no lo vi venir? 

Para cuando necesites una historia para no soltar.

Títulos relacionados: 

  • Tenemos que hablar de Kevin (Lionel Shriver). Salvando las distancias, hay muchos elementos comunes respecto al papel que juega la madre en la educación de sus hijos.  

9 Comments

  • Norah Bennett 22 noviembre, 2017 at 5:17 pm

    Lo veo para mí pero en otra etapa de mi vida. La niñera buscada es lo que viene siendo un mirlo blanco. Me llama la atención la forma en que intuyo que el autor ha escarbado en la mente y el alma, esa cosa a veces incomprensible, de los personajes. El que más me llama la atención es la niñera, creo que es el que más profundidad puede tener.
    Los Y si…son un quebradero de cabeza pero es que los cómo no lo vi, son de darse de cabezazos contra la pared.
    Lo que menos me gusta sin duda es la tragedia.
    Besitos de nieta locutora.

    Reply
  • Margari 22 noviembre, 2017 at 6:51 pm

    Si me lo cuentas así, no me puedo resistir, que no puedo…
    Besotes!!!

    Reply
  • Buscando mi equilibrio 24 noviembre, 2017 at 5:30 pm

    Siendo sincera, te diré que a pesar de que me resulta tentador este libro, tengo una dudilla de que lo compre y no me motive del todo, y de momento la voy dejando pasar, aunque sé que terminaré cayendo.
    El argumento me gusta, y he visto muchas opiniones buenísimas, y otras más mediocres, y aunque no soy influenciable, tiene un halo de algo que me dice “nooo”. En fin, que me lo sigo pensando.
    Besitos.

    Reply
  • Rocio - Mis apuntes de lectura 24 noviembre, 2017 at 7:17 pm

    No la descarto para el futuro porque pinta interesante pero ahora mismo como que no me animo, un beso

    Reply
  • Marisa 25 noviembre, 2017 at 9:09 am

    Uffff, no creo que pudiera con la historia, a pesar de las cualidades del libro. Todo lo que suponga sufrimiento (y más con niños de por medio) me supera. Pero gracias por la información. Abrazos.

    Reply
  • Carla 26 noviembre, 2017 at 4:05 pm

    Tengo ganas de leerlo desde que se publicó, se que es una lectura con cierto tono inquietante por lo que transmite, pero me gusta que no me dejen indiferente
    Besos

    Reply
  • Marisa G. 26 noviembre, 2017 at 7:20 pm

    Uff miedo y culpa… ¿has dicho algo? Y encima tema de padres e hijos con lo sensible que estoy en esa cuestión últimamente. Este sí que me atrae. Besos

    Reply
  • RO 26 noviembre, 2017 at 8:38 pm

    Como no puedo con todo, es de los que he ido dejando atrás, cosa de la que me arrepiento a veces, como cuando lo vi en pag2 o ahora al llerlo por aquí, y la cosa es que tengo mis dudas de si lo disfrutaré, pero bueno, ya veremos llegado el momento, un beso.

    Reply
  • Rober 4 diciembre, 2017 at 4:18 pm

    Sí que esa especie de dicotomía miedo-culpa (peligrosa mezcla, creo) puede llamarme la atención.

    Hay curiosidad, pero creo que el resto de la trama en sí tampoco termina del todo de picarme. Y ya sabes,la cola de pendientes se agranda. Me parece que esta vez lo dejo esperando.

    Besos sin cafeína!

    Reply

Leave a Reply