Americanah (Chimamanda Ngozi Adichie)

Posted: 1 julio, 2017 by Marilú

Americanah (Chimamanda Ngozi Adichie)

Literatura Random house
608 páginas
Tenía la frase para empezar esta reseña. Las dudas tomaron el control. Una mezcolanza entre: objetivo, teórico y personal restringía mis movimientos. Un libro que se hace necesario en muchos niveles de mi vida. No tengo hoja de reclamaciones, solo una impresión, tan válida como otra cualquiera, tan intensa como la de darse por aludido en una historia. Bajo esa premisa y sin necesidad de pedir disculpas mi introducción a esta reseña es: Un libro necesario.
Las migraciones
Hoy que no he mirado el telediario, hoy que el sol asoma y con ello la posibilidad de que alguien a escasos kilometros asuma riesgos por una ¿oportunidad? ¿sueño? ¿meta?, hoy que desconozco el número de casos pero que asumo que alguien podría estar navegando en peligrosas condiciones o a saber en qué otra situación… hoy, quiero destacar que no se refleja este tipo de situaciones, con un largo mar de calificativos que une nuestras costas. No.
Esta novela habla de otro tipo de aduanas, barreras y flujos de frontera a frontera. Menos sonadas a nivel mediático, solo puestas bajo tela de juicio cuando el sistema aprieta. En los “bandos” de autóctonos y los de fuera, hoy hablamos de fenotipo, en definitiva, de apariencias.
Esta es la historia de Ifemelu y Obinze, dos jóvenes nigerianos de clase media. Al exponer esto asumimos que hablamos de amor, de pareja, de Nigeria y de clase. Jóvenes que como tantos otros atesoran sueños y anhelos. En el contexto de un país ubicado en África. Deambula por el imaginario social todo tipo de vicisitudes en torno al contexto. ¡Primer error! ¡son jóvenes, normales y corrientes! como decía… con sueños y anhelos.
¿Dónde está entonces la gracia?
En Ifemelu reside toda. La protagonista principal. Una chica que inicia la novela arreglándose su pelo crespo en una peluquería y que piensa en como va a ser el retorno a su país. Esa muchacha que fue a Estados Unidos con muchas cosas por cumplir y en cuya estancia se da cuenta de que la identidad es una construcción compleja, personal pero también muy ligada a lo social o casi una deconstrucción.
Me convertí en negra precisamente cuando llegué a Estados Unidos. En Nigeria no era negra
 
Su historia se alimenta de palabras tales como mestizo o birracial, de colores como blanco o negro, en la metáfora del pelo afro, el insulto a la Americanah o las etiquetas a cosas, personas y estados mentales, anécdotas si atendemos a muchas actividades aparentemente cotidianas. La vida se hace con las pequeñas cosas que ella cuelga en posts.
Y me gusta como expone Chimamanda Ngozi Adichie, sus personajes, el desparpajo, la naturalidad. Las entradas de Ifemelu en su blog sobre la raza (solo leer sus dificultades para mencionar de qué va su blog ya ofrece muchos datos).
‘Escribo un blog sobre estilo de vida’, porque decir ‘Escribo un blog anónimo titulado Raza o Diversas observaciones acerca de los negros estadounidenses (antes denigrados con otra clase de apelativos) a cargo de una negra no estadounidense’ los incomodaría”
 
Como novela cuenta con agilidad, fuerza y valentía. No en todo acierta para argumentar, tal vez el apasionamiento se quede en algo no siempre “correcto”. Todo es discutible. Ofrece a su vez un humor sin contemplaciones, un estilo franco, directo, una mirada más amplía. Combinando con una historia de amor que preferí colocar en segundo plano y que en su trayecto final no me convence.
Así que si escribes sobre la raza, tienes que ser tan lírico y sutil que el lector que no lee entre líneas ni si quiera se entere de que el libro trata sobre la raza. Ya me entendéis, una meditación proustiana, muy aguda y difusa, que al final te deja una sensación aguada y difusa. 
me gusta mucho esta historia, la carga de verdad que imprime, la experiencia, el truncamiento y la búsqueda de sueños. Puede que una vez más, su desenlace haya mermado un poco el resto, el proceso migratorio, sus fases, etc. me parecen muy bien reflejados pero en el retorno a Nigeria coloco más reservas y fallas, lo que no puedo negar es que me ha ofrecido tanto, que me siento en deuda. Una lectura que transforma bajo el recuerdo de lo que significa ser persona.
 
Como no quiero dejar de recomendarla, como seguiría y seguiría y me quiero dejar llevar por el entusiasmo se me ocurre dejaros una magnífica invitación. La que nos ofrece la autora con este vídeo en cuyo primer visionado me hizo sonreír, suspirar, pensar, casi llorar y en definitiva compartir y sentir.

Y un post de Ifemelu:
¿La solución más simple al problema de la raza en Estados Unidos? El amor romántico. No la amistad. No la clase de amor seguro y superficial donde el objetivo es que las dos personas se sientan cómodas. Sino el amor romántico profundo y verdadero, de esos amores que te retuercen y te estrujan y te hacen respirar por la nariz de tu amado. Y como ese verdadero amor romántico y profundo y verdadero es muy poco común, y como la sociedad estadounidense está estructurada para que sea incluso menos común entre negros estadounidenses y blancos estadounidenses, el problema de la raza en Estados Unidos nunca se resolverá.  
Chimamanda Ngozi Adichie (Americanah)

No Comments

Leave a Reply