Al sur de Granada (Gerald Brenan)

Posted: 21 agosto, 2018 by Marilú

Nací en el sur, me criaron fuera de Andalucía, me hicieron veraneante sempiterna de un pueblo granadino (mi ciudad natal) aunque por cosas de la edad terminé viviendo en Málaga. He pasado más tiempo fuera que dentro pero si me preguntas, soy de Granada, porque me gusta serlo, porque cuando bajas del autobús en invierno el aire es “de verdad”, porque cuando llegaba al pueblo olía alpechín y entonaba el Aleluya, porque de ahí venimos y allá que vamos, en fin, que después del ensalzamiento leo Al sur de Granada y lo primero en que pienso es en James Rhodes. Como te digo, el pianista inglés y autor de Instrumental.

Rhodes publicó una carta en un periódico declarando su amor a España y de todo lo que se dijo, una cosa me queda, valoremos también lo nuestro. Que no es el primero que llega al país para recordarlo.

Al sur de Granada es una monografía que recoge las anotaciones de Gerald Brenan durante su estancia en Yegen, una aldea en la Alpujarra. La edición de Tusquets se inicia con una presentación de Carmelo Lisón Tolosana que concluye con un argumento incontestable: “Y para todos, estas páginas son una delicia. Además, hacen pensar.”

Esta lectura se nos presenta como un clásico que aúna las memorias antropológicas con la emoción de un hombre. El joven Brenan combatió en la primera guerra mundial y con su regreso a Inglaterra se sintió fuera de lugar. A causa de ello termina recalando en la Alpujarra entre 1920 y 1934.

En busca de sentido

La lectura desgrana aspectos como escuela, iglesia, albañiles, comidas, rituales  y un largo etc. que intercala con experiencias de primera mano sobre sus amigos y vecinos. Brenan vive, reflexiona y nos ilustra. Plantea que Amor y política son una misma cosa, se desactualiza con alguna mentalidad pero fue veraz, tan veraz que te permite entender cosas, por ejemplo, que la gente con manteca es aquella con buena posición social porque refiere las importaciones del producto entre la clase acomodada del momento.

Además nos lleva a Almería y a Málaga, y nos desvela como fue la visita de autores del círculo de Blommsbury, sí lectores/as, Lytton Atrachey, así como, Virginia y Leonard Woolf fueron a verlo y nos aporta impresiones. Además conoció a Manuel de Falla y a Lorca (aunque de este último se lamenta por coincidir tan solo un par de veces).

La narración se desenvuelve con naturalidad, intercalando alguna advertencia por si te quieres saltar la descripción geográfica (este hombre está en todo). Es una lectura animada, divertida y vitalista, (olvídense del manual de historia). Cuenta Brenan (entre otras muchas cosas) el como se decidía a viajar (salir de la aldea) e ir a pie, nada menos que a Murcia, porque esto fue antes del coche y antes de la guerra y antes de que terminará instalándose en Málaga, en cuyo cementerio inglés reposa.

Al sur de Granada son palabras de infancia como rosetas, orza, arrobas, compadre, reja, etc. es un viaje de calma, evocación e historia. Resulta catártico detenerse a escuchar sus sonidos, saber de sus gentes, valorar un estilo de vida, tostarse al sol (que no estar tirado cual lagarto en la arena). Brenan nos recuerda con bondad, nos traslada a la aldea, a la peculiaridad del lugar, al tiempo que lo hizo inmortal.

A la vida.

A leer plácidamente.

Todo lo que pretendo es entretener a quienes les gusta viajar sentados en su sillón preferido y disfrutan, en las veladas lluviosas, con lecturas sobre el modo de vivir de las gentes remotas de aldeas montañosas, en el clima sereno de la zona sur del Mediterráneo. Uno ve desde el aire estas aldeas, lee sus extraños nombres en el mapa y, si abandona la carretera principal, puede incluso toparse con ellas, pero su vida permanece siempre tan misteriosa como la de la muchacha de rostro inolvidable que uno ve durante un instante por la ventanilla de un vagón de tren. Aquí se describe una de esas aldeas.

Emoción predominante: Nostalgia, no sé si inducida por mi propia experiencia o por la que siente el autor al escribir sobre sus memorias. Es como tiempo vivido.

Para cuando necesites aire libre y vida rural

Títulos relacionados:

  • Entre limones (Chris Stewart). Leí este libro hace mil años, la base es similar, el autor inglés buscó en la Alpujarra un cortijo para vivir y empezó de cero contando su periplo.

8 Comments

  • Norah Bennett 21 agosto, 2018 at 11:59 am

    Pues voy a ir preparando equipaje, esto es, carné de biblioteca, Coca-cola y cojín. Llevo el lastre de la peli pero si pude superarlo cuando El resplandor de King, podré con este en pocas páginas seguro.
    Además esa tumba la visité yo así que tengo referencia real.
    Tengo muchas ganas de relax lector y además me vendrá bien para ir saliendo de la fase Ghostgirl.
    Besitos norteños viajando al sur.

    Reply
    • Marilú 21 agosto, 2018 at 12:27 pm

      El libro es para ir sin bullas y acompañar a Gerald de ruta. Cuando habla de los garbanzos o del cortejo, es para quedarse en el sitio. Me hace gracia que de lo que más recuerdo de “Entre limones” sea como se hacen las “papas a lo pobre” y de aquí también atesore mucho lo culinario.
      También estuve en el cementerio inglés en una visita literaria, tiene mucha historia el sitio, además coincido en alguna cosa más con Brenan (por eso era quería leer el libro desde hace mucho pero con calma)
      Besitos para la próxima parada

      Reply
  • Narayani 21 agosto, 2018 at 3:37 pm

    Me gustó mucho Entre limones (empiezo por el final, ya ves) así que tomo nota de este otro título, aunque tengo la sensación de que el libro de Chris Stewart tiene un humor que no encontraré en el de Gerald Brenan.

    Besos!

    Reply
    • Marilú 24 agosto, 2018 at 12:59 pm

      El final es como el principio, porque vienen a contar el mismo tipo de vida 🙂 El libro de Brenan no está tan novelado como el de Stewart, aún así no se hace pesado, el encanto está en lo pintoresco que resulta conocer todo aquello. Ya me contarás si te decides.
      Besos!

      Reply
  • Margari 21 agosto, 2018 at 4:54 pm

    Pues no es un libro que me llamara mucho, para qué voy a decirte otra cosa. Pero ahora me has hecho cambiar de opinión.
    Besotes!!!

    Reply
    • Marilú 24 agosto, 2018 at 1:02 pm

      A mi de entrada lo que me llamaba era el autor, por ser bastante reconocido en Málaga. “Al sur de Granada” es un libro a recomendar, a mi por lo menos me ha parecido de lo más placentero en mi verano lector 🙂
      Besotes!!!

      Reply
  • Buscando mi equilibrio 4 septiembre, 2018 at 11:30 am

    HOla guapa.
    Te has puesto las pilas este agosto ehhhhhh.
    La verdad es que no conocía de nada este libro, es la primera vez que lo veo y leo una opinión. Lo apunto. Tengo otros miles pendientes antes, sí, pero nunca se sabe.. a veces elegimos según el momento.
    Besos.

    Reply
    • Marilú 4 septiembre, 2018 at 12:32 pm

      Hola guapetona,

      Agosto es cuando tengo más tiempo y si pudiera y me dejasen, estaría más dedicada al mundo blogueril (porque oye, que me gusta a mi esto).
      Al sur de Granada me hizo viajar desde la butaca, me marcharía a la sierra ahora mismo 🙂
      ¡Besos!

      Reply

Leave a Reply