Adiós, Señor Chips (James Hilton)

Posted: 24 enero, 2022 by Marilú

Adiós, Señor Chips (James Hilton). Editorial Trotalibros. 114 páginas. Traducción: Cocnha Cardeñoso Saenz de Miera. Ilustrado por Jordi Vila Declós.

La historia del Señor Chips es una historia sin artificios, cuidadosamente encuadernada e ilustrada. Los libros no dejan de ser productos de consumo y las sensaciones que nos transmiten nada más verlos o tocarlos, marcan la diferencia. En este sentido podemos decir que Trotalibros se esmera en crear flechazos y buenas experiencias. Además de abrirnos la puerta a libros perdidos, en muchos casos, descatalogados ¿no resulta una misión loable?

Volvamos a la escuela

Adiós, Señor Chips es la historia de un maestro en una escuela inglesa a principios del siglo XX. Un personaje que va creciendo a lo largo del libro y que en esa progresión, va ganando simpatías, experiencia y un buen puñado de motivos para ganarse un hueco en nuestra memoria lectora.

James Hilton resume en poco más de cien páginas una vida y lejos de ser ejemplar o con vocación de héroe, es una existencia tan normal que nos conecta y conmueve.

Quizá la clave esté en ello, en cuanto se asocia el triunfo con ser el centro de atención, en la acumulación de bienes o el cumplimiento de una misión que se sale de lo frecuente (ya sea inventar la pólvora o dar con el tratamiento de una enfermedad). Cuando es en la labor diaria, que cada grano aporta.

Por otra parte, a veces, el triunfo se relaciona con la profesión, como si hubiese unas mejores que otras. También sacaré a la palestra aquello de la vocación, como si todo el mundo tuviese claro meridiano a qué se quiere dedicar en su vida (y esto fuese una cuestión permanente y estable).

Sin duda Adiós, Señor Chips nos lega algunas lecciones. Por ejemplo, que uno puede elegir ser maestro sin aspiraciones de revolucionar el sistema y sin embargo aportar. También, que las personas que nos rodean pueden ayudarnos a limar nuestro carácter, no solo en lo profesional sino en lo personal. Nos demuestra en qué medida es importante ser coherente con lo que uno cree y no dejarse embaucar por la primera tendencia pasajera y ¡cómo no! que hay determinadas materias que parecen denostadas solo porque les pasó el tiempo por encima, con lo relevante que resulta asentar cimientos. Por último y quizá más importante, que en el humor está el condimento de la vida, porque si no ¿qué nos queda?

Concluye la lectura con una nota de editor por la que tampoco debes dejar de pasar. En definitiva, la historia del Señor Chips nos cautiva por su proximidad, por ser un maestro al que admirar. Gracias Señor Chips por emocionarnos con sus lecciones.

–¡Ah, Chips! Me alegro mucho de que seas lo que eres. Cuando te conocí, temía que fueras abogado, o corredor de bolsa, o dentista, o que tuvieras una empresa de algodón en Mánchester. Ser profesor es completamente distinto, es importante, ¿no te parece? Influir en los que van a crecer, en los que van a ser tan decisivos en el mundo…

8 Comments

  • Norah Bennett 24 enero, 2022 at 11:11 am

    Hola. Nunca he tenido un profesor que me marcara de esa manera o al que recuerde con especial cariño. Todos han pasado de puntillas, sin pena ni gloria. No sé si eso es bueno o malo, la verdad, tampoco le doy muchas vueltas.
    Esta historia me provoca ternura sobre todo. Como te comentaba en Ig, vi la peli en diciembre y fue lo que me transmitió.
    Seguro que la novela está a la altura, como mínimo. Pero tengo que decir que el profesor hace una cosa casi al final que me decepcionó un poco, no me lo esperaba y me descuadró.
    Trotalibros está haciendo una labor muy chula y se ve que tiene muy buen ojo para elegir y sí, parece que lo de la edición es su vocación.
    De la vocación ya hablamos otro día, es lunes y muy temprano. Y no es tema a resolver en pocas palabras.
    Besitos aprendices ¡Feliz semana!

    Reply
    • Marilú 30 enero, 2022 at 8:04 pm

      Hola
      Qué pena no tener un profe en el recuerdo que te dejará esa marca. Quizás no sea algo como bueno o malo, simplemente no ha ocurrido, la inspiración a veces llega por otros caminos. Además, tampoco es que abunden, pero los que considero «profes» me han hecho amar la educación y la enseñanza, más no se puede pedir.
      La peli tiene que ser bonita, la tendré que sumar a mis pendientes (creo que esta lista es más larga que la de los libros, ups!)
      No sé a qué te refieres con lo que hizo al final, no recuerdo nada fuera de tiesto, ya me dirás.
      Seguiremos la pista a Trotalibros y sus propuestas 🙂
      Jajajaja, que la vocación nos pille por lo menos con el desayuno en el cuerpo.
      Besitos de pupila

      Reply
  • margari73 24 enero, 2022 at 4:59 pm

    Trotalibros está haciendo una labor tremenda dando a conocer clásicos que de otro modo, estarían en el olvido, al menos en mi caso. Este libro lo leí el año pasado y me encantó. Es de esos libros que no me importaría volver a leer.
    Besotes!!! Y no recuerdo ahora mismo si te lo he dicho, pero gracias por aumentar el tamaño de la letra. Mis ojos te lo agradecen!!!
    Más bseotes!!!

    Reply
    • Marilú 30 enero, 2022 at 8:06 pm

      A mi también me parece lo de Trotalibros, hay apuestas arriesgadas pero consiste justo en eso, se nota que está creando un catálogo del que sentirse orgulloso, es lo bonito. Yo seguiré leyendo Vera.
      Besitos
      PD. Lo de la letra, yo también estoy encantada de que se vea más grande, ya lo daba por imposible pero ¡lo conseguimos! Muack!

      Reply
  • Narayani 25 enero, 2022 at 1:09 am

    No he leído ninguno de los libros de Trotalibros, pero se ven muy cuidados. Este libro lo tenía apuntado ya, pero no sé cuándo caerá porque tengo mucho pendiente, ya sabes cómo va esto de las listas interminables de libros…

    Yo, como Norah, no tengo ningún profesor que me marcara especialmente y la verdad es que me parece una pena. Creo que es una profesión muy bonita y que tienen una labor muy especial para con los alumnos, y es una lástima que muchos de ellos no aprovechen para dejar huella.

    Besos!

    Reply
    • Marilú 30 enero, 2022 at 8:16 pm

      Me puedo imaginar esa lista de pendientes, me pongo en tu piel y en tus estanterías.
      La verdad es que resulta inspirador dar con alguien que estimule a los alumnos a por lo menos ser curiosos y querer aprender de la materia que sea o de la vida en general. Los papeles de cine rollo profe, suelen ser apoteósicos. También es cierto que no resulta fácil pero con tener profes vocacionales, ya ganaríamos mucho.
      Besitos!

      Reply
  • Marina 27 enero, 2022 at 9:04 am

    Coincido contigo al 200%. Qué buen libro y qué bonita historia 🙂

    Reply
    • Marilú 30 enero, 2022 at 7:57 pm

      Contaba con tu apoyo, amiga. Un libro para guardar en la estantería y en la memoria 🙂

      Reply

Leave a Reply